Cómo cultivar habas verdes
Las habas verdes son muy fáciles de cultivar y también muy prolíficas, así que si tienes un huerto en casa serán una gran opción, por muy pequeño que éste sea. Pertenecen a la familia de las leguminosas y se pueden comer tanto las vainas como las habas que hay en su interior, siendo así uno de los cultivos más interesantes que puedes encontrar ya que le sacarás mucho partido.

Son muy resistentes, así que se pueden sembrar en otoño para poder obtener cosechas muy tempranas. La planta puede llegar a alcanzar el metro y medio de altura, teniendo hojas alternas con foliolos anchos de color verde y sin zarcillos. Las flores se agrupan en racimos cortos de entre 2 y 8 flores.

Cultivo y cuidados

– Temperaturas: no son muy exigentes en este sentido, pero sí prefiere que sean uniformes y que no haya cambios drásticos. Lo ideal es que pueda estar a una temperatura tentre 15-22ºC, y si pasa mucho calor puede llegar a sufrir bastante.

– Suelo: debe tener un muy buen drenaje, la única exigencia que hay en lo referente al suelo. El tipo de suelo le da igual, aunque prefiere que sea arcilloso, profundo y fresco. Los suelos húmedos con un mal drenaje le perjudican bastante.

– Siembra: en climas fríos suele sembrarse en primavera, y siempre se siembre en hileras de 60 cm de distancia y dejando 20 cm entre cada planta. Se puede hacer a golpe, a chorrillo, a mano o con una sembradora, y unos 90 días después de la siembra ya se podrá recolectar.

Cómo cultivar habas verdes
– Riego: debes regar cuando la planta esté en floración y en fructificación.

– Plagas y enfermedades: las que más suelen afectarle son el pulgón negro, sitona, roya, lixus, mildiu, mancha de chocolate, jopo y esclerocio.

– Recolección: se hace entre los 70-90 días, dependiendo de las características ambientales durante el cultivo. Las vainas deben estar todavía verdes y la piel aún no se debe haber vuelto áspera cuando empieces a recolectar.