Cómo cultivar melones
El melón es una de las frutas más consumidas durante la primavera y el verano gracias a lo fresquito que se conserva y a lo jugoso que es, además de los beneficios diuréticos que también tiene. Antes de darte información sobre su cultivo decirte algo muy importante, y es que si lo comes estando todavía tierno es indigesto y no debes comerlo por la noche, como muy tarde al mediodía. Ahora sí, toma nota de cómo cultivar melones:

Temperatura: al ser plantas tropicales, los melones requieren una temperatura mínima de 18ºC para poder germinar y mínimo 25ºC durante la fase de desarrollo. Si vives en una zona con climas templados lo mejor es que los cultives en invernaderos o cajoneras.

- Suelo: requieren un suelo que esté bien drenado y sea fértil, con alto contenido de tierra negra y nitrógeno.

Siembra y plantación: los melones se pueden sembrar directamente o empezar con trasplantes. Si el tiempo y el suelo no están calientes y el nivel de humedad del suelo es moderado no germinarán las semillas y, por lo tanto, la planta no crecerá. Siembra siempre cuando el peligro de heladas ya haya pasado y el suelo ya esté caliente y seco. Para poder cosechar temprano siembra para iniciar trasplantes de 3 a 4 semanas antes del tiempo para plantar. Si realizas la siembra en semillero debes trasplantar cada 6-7 semanas y estando al menos la primera hoja bien desarrollada.

Riego: los melones sufren mucho si hay demasiada lluvia o si hay sequía, en cuyo caso deberás regar cuando la vid está creciendo y las frutas se están formando. El sistema de riego que mejor funciona es el riego por goteo usado con cobertores de plástico negro. Riega regularmente y utiliza alimento líquido cada 15 días cuando los frutos se desarrollen. Cuando maduren reduce el riego y la alimentación.