Cómo cultivar narcisos
El narciso es una planta que pertenece a la familia de las Amaryllidaceae y que suele crecer en zonas con un clima templado o tropical. Lo que más suele llamar la atención de los narcisos son sus coloridas flores amarillas o blancas además de un agradable aroma que desprenden y que suele embriagar a la estancia en la que se encuentran.

Si estás interasado/a en esta maravillosa planta y quieres darle colorido a todo tu jardín o terraza, no pierdas detalle y toma muy buena nota de las siguientes pautas que debes seguir a la hora de cultivar narcisos.

Consejos generales

El narciso es una planta bulbosa al igual que ocurre con otros tipos de especies como es el caso del jazmín, por lo que es del bulbo de donde florece la citada planta. Los bulbos aportan los nutrientes que necesita la planta para poder crecer perfectamente y poder florecer en todo su esplendor. Estos bulbos se suelen plantar en los meses de otoño para que las flores puedan salir durante la estación primaveral aunque si el clima no es demasiado frío, puedes cultivarlos durante todo el año. Se trata de una planta muy sencilla de cultivar que puede llegar a alcanzar los 80 cm de altura. Suelen perder la parte de arriba durante el invierno para florecer durante la estación primaveral.

Cómo cultivar los narcisos

Los narcisos son muy populares y deseados entre los amantes de la jardinería por que las flores son bastante coloridas y exhalan un perfume realmente agradable y embriagador. Si decides cultivar esta maravillosa planta debes saber que la temperatura ideal para que pueda crecer perfectamente oscila entre los 15 y los 20 grados. Se trata de un planta que no aguanta nada bien el frío y las bajas temperaturas por lo que debes tener mucho cuidado de dejarla en el exterior durante los meses de invierno. El suelo ideal para el narciso es uno que tenga un buen drenaje y retenga un poco de humedad aunque sin llegar a excederse. Además de ello, el sustrato usado a la hora de su cultivo debe ser rico en nutrientes y bastante fértil. Puedes cultivar los narcisos en el jardín o en una maceta teniendo en cuenta en todo momento que necesita un buen abono para poder crecer y florecer.

Cómo cultivar narcisos

Los bulbos del narciso debes enterrarlos a unos 15 cm de profundidad. Es por ello que en el caso de que decidas cultivar los narcisos en macetas deberás hacerte con unas bastante grandes para que no tengas problemas con la profundidad. A la hora del riego debes tener mucho cuidado de no excederte ya que un encharcamiento del suelo puede llegar a provocar que las raíces se terminen pudriendo. La frecuencia de riego debe ser de una vez por semana o cuando notes que el sustrato está seco. En relación a su reproducción se suele hacer mediante los bulbos aunque también se pueden reproducir a través de semillas.

Si sigues todos estos consejos tan fáciles y sencillos no tendrás problemas para cultivar narcisos y disfrutar de un gran colorido durante los meses de primavera. No se trata de una planta extremadamente delicada por lo que basta con una serie de cuidados para disfrutar de la misma. Si tienes dudas de qué planta cultivar en para completar tu jardín o tu terraza, no te lo pienses más y opta por unos maravillosos narcisos. Recuerda que se trata de una especie que puedes plantar tanto en tu jardín como en una maceta por lo que puedes disfrutarla en la zona de la casa que prefieras. No te lo pienses más y pon un bonito narciso en tu vida.