Cómo cultivar patatas
No cabe duda que las patatas son uno de los tubérculos, y alimentos en general, que más se cultivan en nuestro país, especialmente en los pequeños huertos que se hacen en los jardines de las casas privadas. En España hay muchísimas variedades, incluyendo algunas que únicamente puedes conseguir en algunas regiones del país. Toma nota de los siguientes consejos para cultivar patatas:

– Temperatura: el frío excesivo perjudica muchísimo a la patata ya que los tubérculos pequeños ven entorpecido su desarrollo. Si la temperatura llega a los 0ºC se hiela y acaba muriendo, mientras que si es muy alta afecta también a la formación de tubérculos y favorece el desarrollo de enfermedades y plagas, así que procura que sea una temperatura media y nada extrema.

– Suelo: la patata es muy poco exigente en lo que a suelo se refiere, solo le afectan negativamente terrenos que sean compactados y pedregosos ya que no se pueden desarrollar correctamente. Tolera la salinidad y soporta pH entre 5.5 y 6.

– Época de siembra: en climas donde hiela con frecuencia suele realizarse la siembra a finales de primavera o principios de verano para poder recogerla en octubre o noviembre. Si vives en una zona con clima caluroso, es mejor que siembres a principios de primavera ya que no hay riesgo de heladas en esa fecha.

– Plantación: se realiza mediante tubérculos enteros o en partes. La profundidad debe ser entre 7 u 8 centímetros y la separación entre trozos debe ser como mínimo de 20 centímetros para que al crecer no haya límite de espacio.

– Riego: normalmente se utiliza el riego por aspersión. La humedad debe ser suficiente aunque puede resistir aridez si no se extiende mucho en el tiempo. La humedad excesiva en período de germinación es nociva. La patata es un cultivo muy exigente con el agua, así que procura que esté siempre bien regada aunque ten cuidado ya que un exceso fomenta la aparición de enfermedades.

– Abono y fertilización: preferiblemente ha de abonarse con materia o abono orgánico en todo el terreno donde se vaya a sembrar. Para aumentar la cosecha añade compost o estiércol.