Cómo cultivar piña tropical
La piña tropical es una planta que tiene su origen en las zonas tropicales de Brasil. Su fruto se desarrolla a partir de pequeñas bayas fusionadas y es grande y con forma ovoide. Su cáscara es dura y espinosa y está formada por varias secciones octogonales. La pulpa es dulce y ácida y tiene un color blanco-amarillo.

El fruto de la piña se suele utilizar como postre aunque cada vez más gente lo utiliza también como un ingrediente dulce en muchos platos, especialmente en los de la comida orienta. Toma nota de cómo cultivar piña tropical:

– Temperatura: Necesita una temperatura media de entre 25 y 32ºC así que no puede cultivarse en cualquier lugar. También requiere mucha humedad ambiental.

– Abonado: Es un cultivo que necesita muchos nutrientes y se necesita suministrarle al menos unas determinadas cantidades por hectárea (68 kg N, 24 kg P2O5, 174 kg K2O, 27 kg CaO y 16 kg MgO.) Si tiene poco nitrógeno no se desarrollará bien, como cualquier otro cultivo. El abonado tiene que repartirse en porciones mensuales pequeñas en el caso del nitrógeno y pocas aplicaciones en el caso del potasio.

– Recolección: Por norma general se podrán hacer dos cosechas al año, una entre los 15-24 meses y otra entre los 15-18.

– Plagas: Hay varias que pueden afectarle, como la cochinilla algodonosa (se marchita la piña, puedes combatirla con insecticidas), los nematodos (son muy peligrosos ya que atacan a las raíces) o los sinfílidos (se alimentan de las raíces).

– Enfermedades: La más común es la llamada “podredumbre del corazón”, que penetra en las células de las hojas jóvenes y puede llegar a destruirlas.

– Riego: Es un cultivo que necesita tener siempre agua aunque no puede encharcarse.