Cómo diseñar un jardín árabe
¿Estás buscando ideas para diseñar tu jardín? Pues si no te convenció el estilo cottage , del que hablamos el otro día, hoy te traemos otro que le dará un toque increíblemente mágico a esa zona tan importante del hogar.

Se trata del jardín árabe, un lugar ideal para pasear, ver y escuchar. En este estilo predomina la estructura siempre acompañada del sonido del agua que ayuda a la relajación. Sin duda, te fascinará por su sensibilidad, su carácter intimista y la armonía entre todas sus partes. ¿Te gustaría tener en tu hogar un espacio igual a éste? Pues estate muy atento a lo que vamos a contar a continuación.

Cómo diseñar un jardín árabe
Si dispones de un terreno bastante amplio, lo mejor es que dividas el espacio en estancias sucesivas comunicadas a través de pasajes estrechos con arcos, rejas, celosías u otros elementos que aporten un halo de misterio.

Como te hemos comentado anteriormente, el agua es indispensable en este tipo de jardines. Por tanto, deberá ocupar un lugar destacado, aportando frescura, sonido y movimientos. Una buena idea es que el agua recorra el jardín a través de acequias introduciéndose en las diferentes estancias. Si no, siempre puede estar presente en estanques, fuentes o surtidores.

Cómo diseñar un jardín árabe
Por otro lado, en los jardines árabes predominan los elementos estructurales como muros, pilares, arcos, fuentes, paseos pavimentados… Lo normal es que estos sean de piedra o revestidos con azulejos de diseños variados aunque de carácter árabe. También puedes optar por los revestimientos de vivos colores.

En cuanto a las plantas, lo mejor es que optes por especies mediterráneas dispuestas en paseos, arriates y macetas. Las plantas más comunes en este tipo de jardines son los cipreses, naranjos, palmeras, el boj y todo tipo de plantas flores de colores intensos como, por ejemplo, las rosas. Por su parte, las macetas deberán ser muy decorativas, e incluirán plantas de pequeño porte que soporten la sequía.