Cómo diseñar un jardín rústico
Un jardín rústico tiene un toque diferente, tiene un aire campestre que queramos o no a todos nos encanta. ¿Quizá sea porque nos recuerda a la tranquilidad de la montaña? ¿A la casa del pueblo? ¿A nuestros abuelos? Y es que con el diseño y la decoración de un jardín buscamos esto a toda costa, buscamos la tranquilidad, calma, paz interior, relajación y sobre todo descanso del estrés al que estamos sometidos de forma diaria.

Además diseñar y decorar un jardín rústico no tiene por qué ser algo complicado, ¡todo lo contrario! Únicamente tendrás que tener en cuenta algunos detalles y aspectos que te harán definir y conseguir un jardín rústico y estupendo para disfrutar con el buen tiempo tanto en soledad como en compañía de familiares y amigos.

Jardín campestre

Tu jardín debe ser campestre por lo que deberá convivir en armonía con la naturaleza y el entorno que le rodea. No luches contra los elementos y colabora con la naturaleza para que tu jardín rústico sea una extensión de todo lo que tienes en tu alrededor. Para ello usa plantas y planta aquello que pueda crecer bien gracias a las condiciones del entorno, no plantes aquello que según las características del entorno puede no resultar adecuado.

El mobiliario

Para tu jardín rústico no vale una decoración minimalista con materiales sofisticados, para tu tipo de jardín necesitarás sobre todo madera y piedra. En las maderas que puedes pensar son el pino, el roble, el cerezo o el nogal.

Si prefieres poner muebles reciclados de madera, recuperados de la casa del pueblo pero que aún te pueden dar un buen servicio…no lo dudes y restaura lo que haga falta para que puedas continuar disfrutándolo.

Cómo diseñar un jardín rústico

La iluminación

Para iluminar un jardín rústico iría ideal farolas antiguas, farolillos con velas e incluso candiles. Seguro que junto con la decoración rústica que consigas lograrás que la ambientación por la noche sea más que mágica.

Las plantas

Las plantas más tradicionales serían las acertadas como por ejemplo la hiedra, el azahar, el jazmín o las rosas. Pero puedes pensar cuáles eran las plantas que tenía tu abuelo en el jardín y plantar tú también aquellas que te traigan buenos recuerdos.

Pero debes recordar que un jardín no es sólo césped, ni tampoco son sólo flores agrupadas. Un jardín es mucho más que eso, se trata de unificar el diseño de tu jardín (muros, paredes, puertas, patios, senderos y todos los elementos que lo componen) con las plantas para que todo encaje en armonía y transmita bienestar.