Cómo elegir un invernadero convencional
Los tipos más convencionales de invernadero son aptos para una amplia gama de plantas, y comprenden los de tramo tradicional, luz holandesa, tres cuartos de tramo, colgadizos y de mansarda (o curvilíneos). Algunos aprovechan mejor el espacio y otros son más luminosos o mantienen mejor el calor; la elección dependerá de la ubicación de la que podamos disponer y de las plantas que queramos cultivar. Todos estos pueden tener una estructura de madera o aluminio y paredes completas de cristal o parcialmente acristaladas.

Invernaderos de tramo tradicional: Las caras verticales y el techo de tramo homogéneo de un invernadero de tramo tradicional resultan extremadamente prácticos en cuanto al espacio de cultivo y la altura libre. Un invernadero de tramo tradicional tiene a proporcionar el mejor uso del espacio al menor coste.

Invernaderos de luz holandesa: Las caras inclinadas de los invernaderos de luz holandesa están diseñadas para permitir la máxima entrada de luz, por lo que son adecuados para cultivar plantas de orlas, especialmente las de desarrollo bajo como las lechugas. Las hojas de cristal del techo se superponen ligeramente para evitar que penetre la lluvia y aumentar la rigidez, lo que puede ocasionar una pérdida de calor si las hojas están flojas.

Invernaderos de tres cuartos de tramo: Una de sus caras se coloca contra una pared, por lo que la entrada de luz resulta un poco más restringida; no obstante, la pared proporciona calor y un aislamiento suplementario en el invernadero, especialmente si es la pared de una casa.

Invernaderos colgadizos: Si no hay espacio suficiente para otro tipo de estructura, un invernadero colgadizo es una buena elección, en especial si se prefiere un invernadero fundamentalmente para uso decorativo. Al igual que en el de tres cuartos de tramo, la pared actuará como un buen aislamiento de manera que se producirá una escasa fuga de calor.

Invernaderos de mansarda: El invernadero de mansarda es el curvilíneo, que tiene las caras y los paneles del techo inclinados, diseñados para permitir la máxima entrada de luz. Es adecuado para plantas que requiere mucha claridad durante el invierno, cuando las horas de luz son pocas y los niveles de esta, bajos.