Cómo escarificar el césped
El césped es uno de los elementos más importantes del jardín, el cual te ayudará a que esa zona natural de tu hogar luzca mucho más bonita. Es por ello que sus cuidados son muy importantes para que la belleza de todo el entorno pueda potenciarse y, además, estar en mejores condiciones. Hoy me gustaría escribir sobre cómo escarificar el césped, una tarea que viene muy bien realizarla en determinados momentos y con la que conseguirás una puesta a punto perfecta.

El escarificado suele hacerse cuando termina el invierno, momento en el que se realizan varios cuidados especiales, entre ellos este. Escarificar el césped es hacerle un corte vertical en lugar del horizontal que suele hacerse por norma general, con lo que se provoca que el enraizamiento del césped sea mayor y también puedas quitar toda la materia orgánica que se va acumulando con cada corte.

Con esta tarea conseguirás que la base del césped se airee y se quede en perfecto estado para que le apliques el abono y el recebado, indispensables cuando llega la primavera. Para hacer este corte vertical tendrás que utilizar un cortacésped ya que gracias a unos ganchos que tiene se puede hacer el corte de forma vertical y eliminar todos los restos orgánicos, obteniendo resultados perfectos.

Una vez que hayas hecho estos cortes deberás introducir tanto la arena como la materia orgánica que vayas a aportarle al césped, para lo que tendrás que utilizar recebo y repartirlo de forma homogénea y equitativa. Lo mejor es que te ayudes con un rastrillo para poder extender el recebo por todo el césped, es mucho más cómo que hacerlo de forma manual y, además, lo harás más rápido. Cuando ya haya repartido el recebo por todo el césped llegará el momento de abonar, utilizando un abono que sea de larga duración y extendiéndolo también por toda la superficie, lo que ayudará a que se mantenga hasta bien entrado el verano.