Cómo extraer semillas de los tomates
No sé si a ti te ocurre lo mismo, pero yo cada vez encuentro más insípidos los tomates que compro en el mercado. Quizá es por esta razón que cada vez hay más gente que se apunta a tener su propio huerto y cultivar sus propios tomates y otras frutas, verduras y hortalizas.

Para lograr tener tu propia tomatera, puedes comenzar extrayendo las semillas del tomate. Eso sí, es muy importante hacerlo bien para que las cosechas tengan todo el sabor que estamos buscando. A continuación te explicamos cómo hacerlo.

Exprimir el tomate

No importa si vas a plantar los tomates en el jardín o en una jardinera. Lo esencial es realizar todo el procedimiento correctamente, empezando por la extracción de las semillas. Así, deberás cortar el tomate por la mitad para sacarlas de su propio líquido. Lo ideal es exprimir el tomate igual que si lo hiciéramos con una naranja para conseguir el líquido por un lado y las semillas con su propio gel por otro.

Cómo extraer semillas de los tomates

Sol y calor

Después deberás echar un poco de agua en el mismo recipiente dónde vas a colocar las semillas del tomate y mezclarlo bien, para ponerlo después cerca de una ventana donde le pueda dar bien la luz y el calor, hasta que veas que se ha formado una espuma espesa en la parte de arriba. Con esto, lograrás que el gel fermente y pueda encajonar a las semillas.

Dejarlas secar

El proceso dura unos diez días. Después, deberás pasar las semillas fermentadas por un colador hasta eliminar el agua por completo y tendrás que dejarlas secar en una zona con buena ventilación. Deberás esperar dos semanas más y guardarlas en un frasco seco y limpio y conservarlas en buenas condiciones para el momento de la plantación.