Cómo guardar las semillas para plantarlas la próxima temporada
Guardar las semillas es un hábito bastante común el mundo de la jardinería, aunque el bajo coste de éstas en el mercado ha provocado que muchos jardineros no se preocupen de guardarlas para le próximo plantío.

Sin embargo, guardar las semillas de las mejores plantas nos asegura repetir esa calidad el próximo año. Además, las semillas de algunas plantas, como de la mostaza, el hinojo o el cilandro pueden ser usadas como especias. A continuación te contamos cómo debes guardar las semillas para la próxima temporada.

Condiciones de almacenaje

Debes tener en cuenta que la semilla no puede conservar su capacidad de germinación de forma indefinida. Por eso, es importante que busques los ejemplares más resistentes a enfermedades, más vigorosas, con más sabor y productividad para que las plantas del próximo año sean igualmente buenas.

El mantenimiento de la viabilidad de ésta depende mucho de las condiciones de almacenaje. Las semillas hortícolas deben conservarse secas, en un lugar fresco y protegido de la luz.
Cómo guardar las semillas para plantarlas la próxima temporada

Recipiente hermético en lugar fresco

Deberás almacenar tus semanas con el mínimo de humedad posible en un recipiente hermético. Para disminuir aún más la humedad se puede añadir gel de sílice dentro del recipiente de conservación.

Por otro lado, el lugar de conservación debe ser fresco. La nevera, por ejemplo, puede ser un lugar adecuado para la mayoría de semillas, siempre y cuando el recipiente o la bolsa estén herméticamente cerrados.

Prueba de germinación

Es buena idea que escribas la fecha, la especie y el origen de la semilla en el recipiente. Cuando la quieras volver a utilizar después de un periodo de conservación, puedes hacer una prueba de germinación poniendo algunas semillas en varias capas de papel húmedo, a una temperatura de 20º-25º y observar la germinación después de una o dos semanas.