Cómo hacer que el agua de riego llegue a las raíces del césped
Como sabes, el agua de riego es fundamental para el césped. Pero a diferencia de lo que muchos se creen, no basta con regar, sino que es necesario hacer que la humedad se filtre hacía las raíces y, así, se optimice el aprovechamiento del agua.

Es muy importante que el agua de riego llegue a las raíces del césped para que pueda nutrirlo de manera adecuada. Si no se consigue, además de no aprovechar el agua adecuadamente, se pueden producir efectos contraproducentes, como el llamado efecto lupa que provoca quemaduras en el césped. Para que esto no te ocurra, vamos a explicarte cómo lograr que el agua llegue a las raíces del césped.

Con rastrillo

La mejor manera de conseguir que la humedad llegue a las raíces es pasando una escoba con púas o un rastrillo sobre la superficie, siempre con mucho cuidado para no dañar las hojas. De esta manera, el agua que ha quedado arriba se filtra hacia el interior.

Cómo hacer que el agua de riego llegue a las raíces del césped
Este método está especialmente indicado para el césped muy abundante y compactado en la parte superior. Es perfecto para aprovechar mejor el agua utilizada para riego, lo que no solo le vendrá bien a tu economía, sino al medio ambiente.

Por la mañana

El regar a una hora u otra también tiene mucho que ver con que la humedad llegue o no a las raíces. Lo mejor, especialmente en épocas de más calor, es hacerlo a primera hora de la mañana o al atardecer para que se pierda la menor cantidad de agua por evaporación y no haya tanto viento.

Frecuencia de riego

En general se aconseja mantener niveles de riego bajos para que el césped no se acostumbre, ya que luego sufre más cualquier mínima carencia de humedad. Además, cuanto menos se riegue, el césped desarrollará raíces más profundas para buscar agua y nutrientes del sustrato, lo que le proporcionará más defensas.