Cómo hacer arreglos florales
Los arreglos florales están a la orden del día y se pueden utilizar para muchas cosas, especialmente para decorar determinados ambientes en una ocasión especial como una boda, un bautizo, cumpleaños, comunión, etc., pero también para decorar jardines interiores. Se pueden hacer de diferentes maneras y así conseguir diferentes resultados con ellos, siempre haciéndolos de forma que tengas exactamente lo que buscas.

Estos arreglos florales son elementos decorativos que suelen ser minimalistas y que le dan un toque muy especial a cualquier ambiente en el que los ubiques. De todas formas, es muy importante que no abuses de ellos y pongas muchos en muchos sitios ya que perderían su encanto y se vería todo muy sobrecargado. Toma nota de estos consejos para hacer arreglos florales:

– Lo primero que se necesita es conseguir las flores, que deben ser frescas para que quede mucho más bonito. Es muy importante que combines al menos 3 especies de plantas para que sea más llamativo, y que sean de difernetes tamaños.

– También necesitarás follaje verde, esencial para poder componer un arreglo llamativo y de calidad. Hay muchos tipos de follajes con diferentes tonalidades, texturas y tamaño, y la elección de éste último será en función del tamaño que quieras darle al arreglo.

– El recipiente en el que vaya el arreglo tiene que ser del mismo estilo, pero de todas formas el uso del recipiente no es obligatorio.

– Lo último que hará falta será la espuma de floristería, también llamada isla, y que es una esponja que sirve para poner los tallos de las plantas cuando están en agua y que tengan la resistencia suficiente como para no caerse ni doblarse.

– Una vez conseguidos todos los materiales, lo único que faltará será darle la composición que quieras ya que no hay una pauta establecida. Ve colocando los tallos, flores y follajes según te guste hasta que consigas el resultado que estás buscando.