Cómo hacer esquejes en agua
El esquejado en agua es una de las técnicas que más se utilizan para multiplicar ejemplares o intercambiar esquejes, algo muy sencillo de hacer pero que antes debes tener toda la información necesaria. Antes de comenzar a esquejar es muy importante que sepas qué especies son las más indicadas y qué cuidados deben recibir durante las fases de arraigo y trasplante.

Los esquejes en agua, junto a acodos, semillas e injertos, son los métodos de multiplicación de plantas más habituales. Esta técnica en concreto consiste en sumergir la base de un brote en agua para que desarrolle raíces, y las plantas que mejores resultados garantizan son las de tallos blandos no leñosos.

Plantas recomendadas

Las plantas de interior más recomendadas para esquejar en agua son la hiedra, la begonia, la fitonia, el ciso y la balsamina. También se pueden conseguir muy buenos resultados con la begonia rex, la sansiveria, el ficus o la violeta africana. Es importante que tengas en cuenta que el tallo es la única parte que debe permanecer en agua, ya que de lo contrario el brote se pudrirá.

Cómo esquejar

Cómo hacer esquejes en agua
Para que el esqueje pueda arraigar con fuerza en el agua debes cortar el tallo de forma correcta. Lo más recomendable es que utilices una tijera para bonsáis, una podadera o una navaja pequeña, así conseguirás hacer un corte firme y definido. Haz el corte debajo del nudo, que es la parte del tallo que es más abultada que el resto. La longitud del esqueje depende del tipo de especie, siendo por ejemplo de 7-12 cm para hiedras o 15-25 para ficus. Después, mételo en un recipiente lleno de agua, retirando las hojas inferiores que pudiera tener.