Cómo hacer que las flores duren más
Tener ramos de flores en casa es algo que a todos nos gusta, y es que le dan muchísima vida a cualquier estancia, contribuyendo a que la decoración sea mucho más bonita y llamativa. Además, el aroma que desprenden es también fantástico y tu casa olerá mucho mejor. Sin embargo, lo malo de las flores naturales es que suelen estropearse al poco tiempo, aunque bien es cierto que siguiendo una serie de consejos conseguirás que duren mucho más.

Toma nota de lo que deberías hacer con cada parte de las flores para que duraran mucho más:

Hojas: Las hojas que van a quedar debajo del agua debes cortarlas, ya que además de ocupar un espacio muy importante dentro del jarrón también causan mal olor y la ventilación del agua no sería la correcta.

Tallos leñosos: Las flores que tienen tallos leñosos como las rosas, las lilas y los crisantemos tienen los tallos muy duros, así que conviene cortarles un trocito en la parte que va cubierta con agua, más o menos por la mitad, para que esa parte del tallo quede abierta en dos.

Tallos lechosos: Algunos tallos, como los de las amapolas o las dalias, tienen un jugo blanco. Estos tallos se ven beneficiados si los pones durante 20 segundos en agua hirviendo (con un centímetro de agua será suficiente). Esto hace que el jugo se disperse y los tallos puedan absorber mejor el agua. Protege las flores con un trapo de cocina mientras haces este tratamiento para que no se estropeen. Si cuando hayas terminado ves que la raíz está fea no te preocupes, volverá a recuperarse.

Tallos pegajosos: Algunos tallos tienen el jugo pegajosos, como por ejemplo los narcisos, y tienes que pasarlos por agua tibia para poder quitar esa sustancia pegajosa, gracias a lo cual absorberán mucho mejor el agua.

Agua: El arreglo de las flores debe hacerse siempre con agua tibia, y si pones un trocito de carbón en el fondo del jarrón el agua estará limpia y sana mucho más tiempo. También puedes añadir un poquito de azúcar, aunque esto no lo hagas si es de tallo pegajoso.