Cómo hacer un arriate con plantas vivaces
Un arriate es una composición con diversas plantas para conseguir un efecto mucho más original, llamativo y bonito. Puedes hacerlo tanto en el jardín como en terrazas, balcones o cualquier espacio interior, utilizando diversas especies de plantas para conseguir un resultado mucho más espectacular. Hoy me gustaría mostraros cómo hacer uno con plantas vivaces o perennes, que son las que florecen en verano y cuando llega el invierno se quedan en letargo esperando a que llegue la primavera para comenzar a florecer de nuevo.

Hay algunas plantas que son más adecuadas que otras, y siempre hay que tener en cuenta diversos factores para poder hacer un arriate perfecto. Lo más importante es que las plantas que son más bajas estén en primer lugar, y las que son más altas vayan en la zona central o en el fondo, dependiendo de cuántas sean en total. Para colocar en primera posición es una buena opción la alchemilla mollins, una planta baja y muy colorida que tiene unas hojas muy decorativas.

Buscando el color

En la segunda línea encajaría perfectamente la stachys bizantina, una planta de hojas muy suaves que combina perfectamente con otras que sean más llamativas y luminosas. Después puedes utilizar salvias, consiguiendo así que el arriate tenga un color morado precioso y que combinará genial con otras plantas, especialmente con las que tengas flores amarillas. La salvia queda muy bien combinada con la coreopsis en color amarillo.

En la zona más alejada de las primeras, lo que sería la tercera línea, hay que utilizar siempre las plantas más altas para que destaquen más y se vean un poquito por encima de las demás. Una de las mejores opciones para esta zona es la planta llamada verbena de Buenos Aires, que puede alcanzar el metro y medio de altura y que dará mucha luminosidad a todo el arriate.También sirven otras como las gauras o las gramíneas, combinando variedades que tengan diferentes colores pero que contrasten bien con todas las plantas que has elegido.