Cómo hacer un jardín vertical
Los jardines verticales también se les conoce como paredes de cultivos, son jardines naturales plantados de forma vertical en una pared o fachada, utilizando varias laminas de fibra de vidrio, con un sustrato de fibra de coco para enredar las raíces. Estos jardines son muy utilizados en lugares donde no hay suficiente espacio para jardines convencionales o para jardines urbanos cuando el espacio para sembrar plantas es reducido, limitado o irregular.

Para preparar un jardín vertical, necesitamos tener una estructura metálica que se deberá colgar en la pared de forma que no quede completamente pegada a la misma, ya que de lo contraría si no hay separación se pede crear un exceso de humedad e impedir que las plantas se extiendan por la pared. Para eso podemos emplear dos placas de plástico o de fibra de vidrio, cortadas con el tamaño que queramos. Entre las dos láminas ponemos una capa de fieltro o sustrato para que las plantas puedan crear raíces.

En nuestro jardín vertical podemos sembrar toda tipo de plantas ornamentales y flores, incluso plantas como berenjenas, fresas, melones o frijoles. Lo más recomendable es colocar plantas que no requieran muchos cuidados ya que será complicado aplicar tratamientos en forma vertical o riego extensivo. Otra solución para hacer jardines verticales, es meditante una tabla vertical cruzada de madera en forma de rectángulos, en donde se siembren plantas enredaderas.