Cómo hacer un laberinto en el jardín
Siempre me ha gustado visitar jardines públicos que tienen laberintos porque me gusta adentrarme en ellos y prácticamente jugar a esconderme. Siempre había pensado que tener un jardín con laberintos en casa sería espectacular, pero pensaba que podría ser demasiado ambicioso o quizá demasiado complicado…y nada más lejos de la realidad, tener un laberinto en casa es posible y además de herramientas sólo necesitarás paciencia.

Para hacer un laberinto en el jardín puedes hacerlo con diferentes estructuras pudiendo ser simples para que no te compliques demasiado o quizá algo más elaboradas. Mis preferidos son los laberintos con setos, césped, plantas o flores. ¿Te gustaría saber cómo hacer un laberinto en el jardín?

El tipo de laberinto

El tipo de laberinto que elijas para tu jardín deberá ir acorde con el tipo de jardín que tengas y sobre todo con el tamaño del mismo, de los materiales de los que dispongas, del tiempo que tienes para invertir en tu jardín, de las condiciones climáticas de tu lugar de residencia y sobre todo, de las ganas que tengas para crearlo.

Hay quienes prefieren laberintos con setos o plantas para que les dure mucho tiempo y poder disfrutar de las plantas además de tener un laberinto divertido y sofisticado, pero claro este tipo de laberinto necesitará tiempo y dedicación.

Otros en cambio prefieren un laberinto temporal y divertido hecho con materiales reciclables como maderas, piedras o lo que la imaginación en ese momento diga.

Cómo hacer un laberinto en el jardín

¿Cómo hacerlo?

Primero necesitarás organizar el espacio donde quieres que vaya el laberinto en tu jardín y tendrás que medir el espacio para saber exactamente dónde quieres colocar el laberinto.

Después te aconsejo que antes de ponerte manos a la obra cojas un papel y dibujes (intenta que sea a escala real) lo que tienes en la cabeza, es decir, dibuja el laberinto tal y como quieres que quede, tanto la forma como los puntos de entrada y salida. Una vez que lo tengas pensando será tu punto de referencia para poder empezar a realizar tu laberinto.

A continuación y según tu plan escrito marca las filas donde quieres que estén las plantas en el suelo con cinta adhesiva y donde quieras que crezcan. Después deberás empezar a plantar tus setos o las plantas que hayas elegido para organizar el laberinto, recuerda dejar espacio entre las hileras donde irán colocadas las plantas para que las personas puedan pasar, con un poco más de medio metro sería suficiente.

En el proceso de crecimiento recuerda cuidar tus plantas de forma continuada para que crezcan fuertes y sanas y tengan un aspecto vistoso, así mismo no debes olvidar la importancia de abonarlo durante el año para que se mantenga fuerte.