Cómo hacer una bordura para el jardín
Sin duda, unos de los elementos decorativos más prácticos del jardín son las borduras, que permiten separar diferentes zonas e, incluso, delimitar un camino. Lo más normal es que se realicen a base de plantas y arbustos para complementar a los árboles y flores que ya se encuentran en el jardín.

Dicho de otra manera, la bordura consiste en la creación de un pasillo o franja de baja altura, que se realiza a base de elementos naturales, aunque también pueden utilizarse elementos artificiales, como la piedra o la terracota. Además de separar las zonas del jardín y evitar que se mezclen tierras, piedras y raíces, estos delimitadores también pueden proporcionar un sustento al terreno de una cierta altura.

Bordadura con plantas y flores

Si quieres crear una bordura con plantas y flores, tendrás que decidir si quieres que ésta esté compuesta por ejemplares del mismo tipo o quieres mezclar variedades distintas. En el primer caso, la bordura será más fácil de mantener y moldear. Por el contrario, con la bordura mixta pueden conseguirse resultados más vistosos y bonitos, aunque cueste más de mantener y moldear.

Por otro lado, es importante evitar las plantas que alcancen mucha altura o que ocupen mucho espacio, ya que pueden invadir el camino o a las demás plantas, dando una sensación de agobio.

Cómo hacer una bordura para el jardín

Bordadura con elementos artificiales

También puedes realizar una bordura para el jardín con elementos como la piedra o la terracota. Lo único que tendrás que hacer es colocarlos en los zonas que quieras delimitar y situar las plantas en el interior. La arcilla y las redes metálicas también pueden serte útiles para realizar borduras.

Queremos hacer una mención especial a la terracota, cuyo color cálido y resistencia lo convierten en un elemento muy práctico y duradero. Para bordear con terracota podrás usar pequeñas losas o construir jardineras, usando losas de diferentes tamaños para crear un límite plano de una zona del jardín.