Cómo hacer una poda correcta
La poda es uno de los cuidados más esenciales para el correcto mantenimiento de las plantas del jardín, por lo que saber cómo y cuándo llevarla a cabo resulta fundamental para garantizar su futuro desarrollo.

Si eres novato en la jardinería y te notas un poco verde en el asunto presta atención a los siguientes consejos, una buena base para prepararte antes de ponerte por la labor.

En primer lugar debes tener en cuenta cuándo es el mejor momento para hacerlo, que es precisamente la época comprendida entre noviembre y marzo cuando las plantas se encuentran en estado de hibernación (antes de las heladas para los ejemplares caducos y después para los perennes).

Cómo hacer una poda correcta
Para realizar la poda debes prestar mucha atención a tus plantas, analizando y detectando sus partes dañadas, secas, enfermas y hasta muertas para posteriormente eliminarlas dejando un ejemplar más sano y despejado que favorecerá un mejor autodesarrollo.

El modo de hacer la poda variará fundamentalmente del ejemplar del que se trate y del tipo de poda que necesites hacer. A modo de ejemplo, para eliminar las ramas muertas deberás hacer un corte fuera del anillo de tejido que se haya formado entre el tallo sano y el muerto, mientras que para las ramas vivas el proceso será más complicado, pues deberás buscar el cuello que sobresale de la rama junto al cuello intentando cortar con delicadeza fuera del reborde de la corteza.

Si no eres una persona paciente y delicada pasa la tarea a otro, pues no serás bueno para realizar esta tarea de precisión que mal realizada puede convertirse en una auténtica carnicería para tus plantas que las dejará expuestas a posibles enfermedades.

Además de resultar necesaria en muchos casos, la poda ayudará a dar fuerza a la base y estructura de la planta así como a controlar el desarrollo y el crecimiento de la misma.