Cómo identificar una planta enferma
Antes de localizar un producto de tratamiento necesario para tus plantas deberás preguntarte si son óptimas las condiciones de desarrollo de tus ejemplares, ya que puede existir inadaptación de la planta a la temperatura, la exposición a la luz o al tipo de suelo.

Con el fin de prevenir problemas futuros de salud en tus plantas que te puedan hacer perder tiempo y dinero, es fundamental un buen diseño del jardín. Así, deberás tener en cuenta, además del criterio estético y funcional, una preparación adecuada del suelo, una buena planificación del riego, la elección correcta de las especies y una distribución coherente. Pero si alguno de estos factores no ha estado demasiado controlado, es posible que alguna de tus plantas sufra alguna enfermedad. ¿Sabes en qué debes fijarte para detectar si una planta está enferma? ¡Te lo contamos a continuación!

Falta de humedad

La planta estará sufriendo de falta de humedad si los bordes de las hojas se tornan amarillos, si las puntas de las hojas están marrones y marchitas; y si los capullos y las flores se marchitan y caen. Además, las hojas pueden caerse si la planta es muy sensible al aire seco.

Cómo identificar una planta enferma

Exceso de humedad

Por otro lado, sabrás si tu planta sufre de exceso de humedad si tiene manchas de moho gris sobre las hojas, manchas de podredumbre sobre las hojas o tallos y flores cubiertos de moho gris.

Otros problemas

Si el origen del problema no se encuentra entre las cuestiones anteriores, deberás observar la planta atentamente, revisando el haz y el envés de las hojas, tallos, ramas y raíces. Así, deberás observar si ésta tiene manchas anormales, podredumbres o malformaciones, telas de araña, agujeros, secreciones pegajosas, presencia de mucosas o si está roída o tiene insectos.