Cómo iluminar el jardín
Estamos en verano y sin duda es la época del año en la que más rendimiento se le saca al jardín y a cualquier espacio exterior que tengas en tu hogar. El jardín es la zona más bonita de todas cuantas puedas tener en tu casa, además de que es la que mejores ratos pasarás ya sea por darte un baño en la piscina o por pasar ratos de descanso leyendo o relajándote tomando el sol.

El jardín es un espacio que también puedes utilizar muchísimo por las noches, especialmente si te gusta organizar cenas o reuniones entre amigos y familia. Es por eso que la iluminación en el jardín es fundamental para que puedas sentirte a gusto siempre que quieras disfrutar de ese espacio. Una iluminación adecuada te ayudará a tener cada rincón del jardín perfectamente preparado para lo que necesites en cada momento.

Cómo iluminar el jardín
La iluminación es además muy importante para disfrutar de un jardín mucho más seguro, y es que si vas a utilizarlo cuando no hay luz natural tienes que asegurarte de que ves bien para no sufrir ningún accidente. Además, las flores, plantas, árboles o cualquier elemento decorativo pueden lucir de forma espectacular cuando es de noche y la zona está bien iluminada.

Lo mejor es que utilices una iluminación que puedas graduar y que no sea absoluta, para que así siempre puedas decidir qué cantidad de luz tener en cada momento. Pon varios puntos de luz en diferentes lugares y que sean suaves en zonas decorativas, y otros puntos con luz más intensa en las zonas de ocio como, por ejemplo, en donde vayas a organizar las reuniones o vayas a leer.

Si tienes un camino en el jardín, será perfecto poder poner en él varios puntos de luz con focos dirigibles que puedas orientar a las plantas o elementos decorativos, lo que le dará un aspecto espectacular cuando sea de noche y enciendas las luces. Asegúrate de que cualquier punto de luz que vayas a utilizar sea válido para espacios exteriores, ya que no todos lo son y muchos pueden estropearse con el sol, la lluvia, la humedad, etc.