Cómo instalar un riego automático en el jardín
El riego automático es el sistema de riego más recomendable para instalar en el jardín, especialmente si es grande. Es un poco más caro que cualquier otro sistema, pero lo cierto es que a la larga compensa ya que tiene muchísimas ventajas, principalmente la comodidad de no tener que estar pendiente de cuándo activar el riego o si se habrá regado bien todo el jardín.

Su instalación no es muy complicada, y con un poco de maña podrás hacerlo sin tener que gastarte dinero en la contratación de un profesional, que en plena crisis seguro que te viene bien ahorrar un dinerito. Hoy me gustaría contarte. Toma nota de cómo hacerlo:

Hacer un plano

Lo primero que tienes que hacer es dibujar un plano del jardín para poder hacer un croquis con las medidas adecuadas. Hazlo en un papel milimetrado para poder calcularlo todo bien, normalmente se hace a escala 1:100 (cada centímetro de plano es en realidad un metro de terreno). Marca en el plano dónde están las tuberías para no romperlas al hacer el riego, y marca también si hay cables, fuentes, farolas o cualquier cosa que pueda afectar a la hora de cavar.

Presión y caudal

El agua para el riego suele tomarse de la red de abastecimiento de la vivienda, sacando así una derivada para el jardín. Si no puedes hacerlo así, también podrás sacarla de un depósito, pozo o aljibe que esté equipado con una bomba de agua. Es importante conocer la presión y el caudal que hay disponible, ya que si es poca no podrás poner muchos riegos si el jardín es muy grande, aunque no hay problema si es pequeño o mediano.

Cómo instalar un riego automático en el jardín
La presión del agua se puede medir con un manómetro, que puedes conseguir en cualquier tienda de bricolaje o incluso pedirlo prestado a un fontanero que conozcas. De todas formas, son muy baratitos. En cuanto al caudal, se calcula midiendo el tiempo que tarda en llenarse un recipiente en la toma de agua de la que saldrá el riego, cronometrando por segundos.

Cómo colocarlo

Sabiendo ya la presión y el caudal, vuelve al plano para marcar en dónde pondrás cada aspersor y cada difusor. Las zonas amplias de césped se riegan con aspersores, y las más estrechas con difusores (alcanzan un máximo de 5 metros). Para su colocación, ve cavando hasta poder meterlo. Cada aspersor trae sus propias instrucciones de colocación ya que varían en función del modelo.