Cómo limpiar los cercos que dejan las macetas
Las plantas le dan muchísima vida a cualquier entorno, tanto en el interior del hogar como en el exterior. Hay tantas especies y variedades que siempre encontrarás la más adecuada para un lugar en concreto, pudiendo encajar perfectamente en cualquier estilo decorativo gracias a los múltiples colores, texturas, tamaños y formas que pueden tener. Además, muchas tienen un aroma muy agradable, así que más motivos para tener alguna en casa.

Para que todo pueda lucir bien bonito teniendo plantas, no solo debes preocuparte de darles los cuidados necesarios sino que también debes tener otras cosas en cuenta. Por ejemplo, si no tomas las precauciones necesarias, el agua al consumirse y mezclarse con la tierra hará que la maceta deje un cerco en la superficie en la que esté puesta, algo que queda bastante feo y luego hay que limpiar.

Limpiar los cercos

La mejor manera de evitar esos cercos es poniendo un plato debajo de la maceta, así el agua caerá en él. Sin embargo, vamos a suponer que no has tenido esa precaución y que la superficie ya se ha manchado, que bien puede ser un muro, una ventana, una mesa o cualquier otro lugar en el que hayas puesto la maceta. Los cercos se deben al exceso de humedad que se va acumulando en la maceta.

Cómo limpiar los cercos que dejan las macetas
Si la mancha es clara y no se nota mucho, puedes eliminarla con lejía caliente, frotando con cepillo de raíces y aclarando después con abundante agua. Si la mancha es oscura, la mejor opción es utilizar agua oxigenada de 110 volúmenes, aplicándola con un pincel y dejando que actúe. Repite hasta conseguir que la mancha haya desaparecido o quedado muy clarita. Cuando se haya secado, barniza la zona para que se renueve y no se noten desperfectos.