Cómo mantener la piscina durante el otoño y el invierno
Desafortunadamente para la mayoría, el verano ha llegado a su fin dando paso al otoño. A causa del frío y las lluvias, pronto se acabarán los agradables momentos en el jardín junto a los tuyos, disfrutando de comidas y las cenas al aire libre, fiestas bajo el cielo estrellado y chapuzones en la piscina en los momentos donde el calor aprieta más.

Si eres de los afortunados que tiene piscina en casa, ahora ha llegado el momento de decirle adiós hasta el próximo año y será necesario que dediques un poco de tiempo para asegurar su buen mantenimiento para que el verano que viene puedas disfrutar de ella tanto como éste.

A pesar de que hace unos años el mantenimiento de la piscina implicaba su vacío, ahora puedes optar por un método menos costoso y más ecológico, el sistema de hibernación, que te permitirá conservar el agua de una temporada a otra. Para ello, es importante comprobar los sistemas de filtrado y realizar un tratamiento con cloro o bromo en una cantidad inferior a la que utilizas en verano y durante una media de 8 horas a la semana.

Cómo mantener la piscina durante el otoño y el invierno
Por otro lado, tendrás que aplicar un tratamiento desinfectante de cloro y alguicidas dos veces durante el invierno, una al finalizar la temporada de baño y otra en febrero. También es importante el control del Ph del agua, que deberá estar entre el 7.2 y el 7,6. De esta manera, tu piscina está libre de algas.

Además, deberás limpiar la cubierta de manera rutinaria utilizando productos de limpieza adaptados. Lo más recomendable es aclarar el exterior de la cubierta antes de comenzar a limpiar. Por otro lado, te aconsejamos que la seques con un trapo para borrar las marcas. Por último, será necesario que efectúes con regularidad un tratamiento preventivo anti-moho y uno específico para proteger los brocales.