Cómo montar un invernadero
Todos los aficionados de la jardinearía han soñado alguna vez con tener su propio invernadero en el jardín, un lugar en el que cultivar las plantas, darles los cuidados que necesitan, protegerlas de las adversidades climáticas y aprender y conocerlas más a fondo.

Sin duda, es una gran idea en todos los sentidos. Para conseguir uno puedes recurrir a las tiendas especializadas en jardinería o bien fabricar tú mismo tu propio invernadero, lo que no te costará tanto dinero pero sí bastante esfuerzo.

Además, hacerlo con tus propias manos tiene la ventaja de poder elegir su estructura y su tamaño. Si te atreves con ello, aquí tienes algunos pasos que te servirán como guía:

-Haz un esbozo con el diseño de tu invernadero, no importa que tenga un metro como que tenga seis (aunque si lo quieres grande es mejor que busques ayuda de un profesional).

-Hazte con tirantes o tensores de distintos tamaños (tanto grandes como pequeños para poder colocarlos en los diferentes lugares), dos listones de madera de pino del tamaño que precises para el tamaño total de tu invernadero, unos contravidrios también de pino y unos cristales de vidrio, persianas (si es grande), tornillos, cola y cinta.

-Ahora debes montar el bastidor frontal, cortando las molduras a 45º para juntarlas con cola y luego reforzando los cantos con tacos.

-Luego debes montar las paredes laterales para dar estabilidad a la estructura. Fíjate en las instrucciones que vengan con ellas para llevarlo a cabo.

-Lo último es juntar todas las partes, poner los vidrios y sus contravidrios de madera para después reforzarlos con unos tacos que le den seguridad.

Ten en cuenta que estos consejos son especialmente pensados para invernaderos más bien pequeños; si quieres uno grande y seguro, lo mejor es que lo compres en una tienda especializada. Puedes echar un vistazo a algunos de muy distintos precios en la web de Inverna (http://www.inverna.es/pedidos/pedidos.htm).