Cómo planificar un huerto familiar
¿Te gustaría poder disfrutar en casa de productos frescos y naturales? Para ello solo necesitas un huerto familiar que, además, proporcionará un entretenimiento de lo más agradable a todo el hogar.

Para tener un huerto en casa no es necesario que cuentes con grandes superficies. Con tan solo un pequeño terreno en el jardín te bastará para obtener productos de consumo familiar, sanos y naturales. Sin embargo, hay que tener varios factores en cuenta a la hora de planificarlo. Te explicamos cómo hacerlo a continuación.

Espacio

Lo primero que deberás tener en cuenta es el espacio del que dispones, ya que, como mínimo, deberás tener una superficie de unos 12 metros cuadrados. Eso sí, también es posible cultivar a través de macetas en la terraza y el jardín. Es importante que se trace el diseño del huerto de tal forma que se pueda acceder sin problemas a todo el terreno, para lo que son aconsejables senderos interiores. También hay que tener en cuenta la distancia entre plantas.

Cómo planificar un huerto familiar

Sol y viento

Lo que sí que es importante es encontrar un área que reciba luz natural la mayor parte del día y, si no es posible, montar un huerto para especies que puedan desarrollarse en esas condiciones. De la misma forma, hay que proteger las plantaciones de las corrientes de aire a través de un seto o un vallado para que sí pase algo de aire. Además, un vallado puede servir para proteger el huerto de animales y niños, que pueden estropear las plantaciones.

Las plantas adecuadas

Por último, deberás escoger las especies apropiadas para tu huerto, teniendo en cuenta factores como el tipo de suelo, el clima de la región, el espacio disponible y los gustos de las personas que consumirán los productos. Para tener éxito con la elección, es esencial consultar con atención los catálogos de semillas y las instrucciones que vienen en los paquetes y hablar con los empleados de las tiendas que las venden.