Cómo plantar flores con niños
A los niños les gusta la jardinería, esto es así y es cosa de los adultos que esa pasión por la naturaleza no se pierda. Por este motivo resulta importante que si te gusta la jardinería y tienes la oportunidad de poder enseñar a tus hijos a plantar flores y otro tipo de plantas, no les dejes sin esta oportunidad. Plantar flores para los niños no sólo es “plantar flores” es todo un descubrimiento de cómo existe la magia de la vida y como nuestra naturaleza es la más sabia.

Los niños adquieren una serie de habilidades que no adquirirían sin no tuvieran flores en el jardín. Puedes aprender cosas sobre el clima, el suelo, la fauna, sobre ecología e incluso pueden ampliar su lenguaje utilizando sus cinco sentidos cada vez que tienen que trabajar en el jardín. Por supuesto también tendrás que enseñarle los peligros del uso de productos químicos y no dejarles su manipulación hasta que tengan la edad y la maduración adecuada. Comparte tu amor por plantar flores y por cultivar un huerto con tus hijos, y así le estarás dando la oportunidad de convertir un verano en algo totalmente divertido que le hará tener un hobby para toda la vida.

¡Cómo crecen las semillas!

Ver cómo crecen las semillas es una de las partes más emocionantes de la jardinería y de las flores para los niños pequeños. Para comenzar puedes utilizar semillas grandes como la semilla de los girasoles y utilizar una maceta bien grande para que el niño pueda colocar el trasplante directamente en el suelo. Si tu hijo quiere cultivar flores pequeñas simplemente guíale en el proceso para que vea que no es complicado pero que tiene que prestar más atención.

Cómo plantar flores con niños
Una forma fácil de hacerlo y que comprendan lo bonito que es ver crecer las semillas es plantar por ejemplo lentejas u otras legumbres en un poco de tierra e incluso en algodón para que puedan ver el proceso del crecimiento de la semilla.

¡Que llegan las mariposas

Además, plantar flores les hará comprender a los niños cómo los insectos pueden alimentarse de ellas como los polinizadores que visitarán vuestro jardín, algo que es muy importante aprender en cuanto a la naturaleza y la ecología. Cuando los niños comprueben como las mariposas y otros insectos (e incluso animales como los pájaros) se acercan al jardín para comer de las flores que tus hijos han plantado, ¡se sentirán muy entusiasmados!