Cómo plantar palmeras
Para empezar, es importante decir que las palmeras se pueden sembrar en cualquier época del año. De todos modos, si adquirimos la palmera joven, con cepellón incluido, hay que seguir una serie de pasos para que la plantación sea un éxito. Antes de nada asegúrate de que el lugar no es estrecho y no está pegado a la pared o a otras plantas o árboles.

Si el suelo es arcilloso o tiene un mal drenaje, tendremos que escoger especies más resistentes y aportar más arena y materia orgánica, mirando de nivelar colocando tubos de drenaje y controlando en todo momento el riego. Recuerda que este tipo de plantas soportan mucho mejor la sequía que el exceso de riego.

Primero tendrás que cavar un hoyo bastante grande, intentando que sea el doble o un poco más del tamaño del cepellón. Piensa que la tierra retirada volverá a ser utilizada para ser mezclada con el abono orgánico que se le añadirá luego. Intenta que no queden bolsas de aire apisonando la tierra continuamente.

Puedes sujetar su follaje durante unos 8 o 9 meses para que el viento no sea un inconveniente. Asegúrate de que sus raíces se afianzan con fuerza en la tierra. Coloca tutores en forma de trípode con tres palos para que el tronco quede sujeto. Riégala una o dos veces a la semana. Limpia de vez en cuando el polvo de las hojas con una esponja húmeda.