Cómo plantar un cedro
Cuando quieres plantar algún árbol en tu jardín, tienes una amplia variedad entre la que poder elegir, cada una de ellas con diferentes características para que así se adapten a tus necesidades. Una de las mejores opciones es el cedro, el cual puede llegar a alcanzar los 30 metros de altura y tiene una apariencia espectacular.

Es una conífera que puedes plantar de diferentes maneras: en cepellón, a raíz desnuda o en una maceta (o cualquier otro recipiente). Dependiendo de la forma elegida tendrás más o menos tiempo para plantar el cedro. En el caso de ser a raíz desnuda, tendrás que plantarlo inmediatamente para que no se muera, mientras que si lo haces con un cepellón tendrás unas dos semanas para poder plantarlo. En el caso de hacerlo en maceta o en cualquier otro recipiente, podrás hacerlo en cualquier momento del año y sin tiempo límite.

Plantar un cedro

Lo primero que tienes que elegir cuando quieras plantar un cedro es su ubicación, que tiene que ser la más adecuada para este tipo de árbol. El cedro crece mucho, con lo que no es recomendable para un jardín pequeño ya que necesitará mucho espacio para poder desarrollarse y alcanzar su máximo esplendor.

Una vez elegido el sitio, hay que hacer el hoyo de plantación. Si tienes césped en esa zona hay que quitar una buena capa, marcando la zona que será el hoyo con una pala. Para quitar el césped utiliza una azada y ve quitándolo de forma horizontal. Después haz varios agujeros con una pala vertical hasta llegar a la parte en la que la tierra cambia de color, que es cuando ya pararás de cavar ya que habrás alcanzado los 40 centímetros.

El siguiente paso es plantar el árbol, metiendo primero sustrato universal y después colocando el árbol en el centro, siendo muy importante que quede totalmente en vertical. Si tienes el cepellón envuelto con una malla para que esté más protegido, aflójala un poco para que no tenga problemas al crecer, y si ves que es mucha puedes quitarla para que esté más liberado.

Lo último será mejorar la tierra, para lo que es recomendable añadir un abono orgánico. No vuelvas a poner el césped que quitaste ya que sus raíces podrían ser perjudiciales para el crecimiento del cedro.