Cómo plantar un peral
Los perales son uno de los árboles que más sencillo resulta plantar en un jardín, consiguiendo además muy buenos resultados ya que con los cuidados adecuados se conseguirán muchos frutos. Hay que saber elegir el momento preciso para plantarlo y, además, tener preparado el hoyo de plantación. Los perales se llevan mucho por la preparación previa para desarrollarse mejor o peor, así que es muy importante que la preparación sea minuciosa para obtener mejores resultados una vez plantado.

Si te gustan los árboles frutales y, concretamente, las peras, sin duda ésta es una de las mejores opciones que tienes para tu jardín. Toma nota de estos consejos para plantar un peral en el jardín:

– Lo primero es cavar un agujero y que éste sea el doble de tamaño que el contenedor en el que estará el árbol.

– Después habrá que enriquecer el suelo, y lo mejor es hacerlo con un buen compost orgánico ya que así se aprovecharán muchos más nutrientes. La materia orgánica es muy buena ya que ayuda a que el drenaje sea mucho mejor, lo que evita que las raíces se ahoguen o se sequen.

– Cuando vayas a plantar el árbol lo mejor es que pidas ayuda para que el tronco se pueda sostener mucho mejor, aunque si es muy pequeño o es la primera plantación no será necesario.

– La temperatura perfecta para el cultivo de los perales es la que ronda los 10ºC ya que es cuando brota de forma más satisfactoria, pero igualmente pueden estar a unos cuantos grados más.

– Su floración es muy abundante aunque eso no significa que la fructificación sea en igual cantidad. Por norma general siempre hay muchas más flores que frutos.