Cómo podar los diferentes tipos de rosal
¿Sabías que hay que podar los rosales al menos una vez año? Esto se debe a que las rosas florecen sobre los brotes del año. El mes más adecuado para podar estas flores es en marzo, cuando normalmente ya han acabado las heladas. Además, es aconsejable completar esta poda en noviembre para eliminar los restos de madera y las flores marchitas.

Como cada vez va quedando menos para el fin de las heladas, hoy queremos explicarte cómo podar los diferentes tipos de rosales. Eso sí, en general deberás suprimir la madera muerta y los chupones, las ramitas poco vigorosas y los ramos que crecen enmarañados, mientras conservas los ramos sanos que tengan un vigor similar, para dar cierta armonía.

Tipo matorral y miniatura

En los rosales tipo matorral y miniatura deberás conservar de 3 a 7 ramas principales, dando preferencia a los brotes jóvenes y eliminando los leñosos. Deberás podar a unos 15 o 20 cm y tendrás que despejar el centro del arbusto.

Cómo podar los diferentes tipos de rosal

Rosales trepadores

En cuanto a los rosales trepadores, deberás conservar entre 3 y 5 ramas, que serán las que formarán la armadura. A continuación tendrás que cortar los brotes laterales dejando unos 40 cm. Por su parte, en los rosales trepadores de floración anual conservarán entre 6 y 7 ramas principales y tendrás que cortar las ramas laterales dejando dos yemas.

Rosales viejos

Por otro lado, los rosales viejos no tendrás que podarlos de manera sistemática, sino eliminar ramos muertos o que estén enmarañando la estructura.

Rosales arbustivos y rastreros

Por último, los rosales arbustivos y rastreros tendrás que podarlos a partir del tercer o cuarto año de haberlos plantado.