Cómo podar ramas gruesas
Cuando un árbol crece en su hábitat natural no necesita ninguna poda para tener una buena estructura, aunque sí la necesita para conseguir otras cosas como quitar ramas que molesten o conseguir sombra en una zona concreta. Las podas hay que hacerlas en función de cómo sean las ramas, ya que no es lo mismo podar ramas finas que las que son mucho más gruesas.

Los árboles de ramas finas cicatrizan en más o menos un año sin ningún problema, pero si son gruesas habrá que darle una pasta cicatrizante al podar para que pueda cicatrizar mejor. Además, las ramas gruesas tienen que podarse de una forma concreta, que es siempre con un corte limpio. Toma nota de cómo podar ramas gruesas:

– Para podar las ramas gruesas puedes utilizar dos herramientas diferentes. Por un lado, puedes hacerlo con tijeras de podar, pero si son muy gruesas lo mejor es utilizar una sierra de doble filo. Utiliza una sierra que sea adecuada para la poda, siempre es mejor que si utilizas una cualquiera.

– Cuando vayas a hacer el corte tienes que hacerlo en la parte en la que la rama se encuentra con el tronco pero dejando un poco de distancia para que el árbol no se desgarre mucho.

– Al tratarse de ramas gruesas es recomendable poner una pasta cicatrizante para evitar que aparezcan hongos y se adhieran a la zona que has cortado. La pasta la puedes conseguir en cualquier tienda especializada en jardinería y deberás aplicarla en cuanto podes la rama, limpiando bien toda la zona para que no haya ninguna infección.

– En el caso de los árboles frutales no suele hacer falta la pasta cicatrizante ya que las podas son más periódicas y las ramas no llegan a tener mucho grosor.