Cómo preparar el jardín para la primavera
La primavera está al caer y, a pesar de que todavía nos quedan unas semanitas de frío, es el momento de ir pensando en preparar nuestro jardín para la llegada de la estación más colorida del año, cuando los jardines, balcones e interiores resucitarán de su letargo y se llenarán de colorido. Eso sí, siempre y cuando se preparen antes de que comience la estación.

Cuando el invierno comience a agonizar, llegará el momento de preparar el jardín para que en los próximos meses el espacio natural esté en plena actividad vegetativa. Así que además de las necesarias tareas de eliminación y retirada de los elementos de protección contra las heleadas, es necesario cavar, remover y abonar la tierra para oxigenar las raíces y el sustrato. Pero no creas que eso es todo. ¡Todavía hay más tareas que hacer!

Retirada y poda de las plantas

Antes de que llegue la primavera también será necesario retirar las plantas que no hayan sobrevivido al frío y a las heladas invernales arrancándolas con cuidado si están tan afectadas que no hay forma de que vuelvan a brotar de nuevo o realizando una poda de las partes debilitadas. También deberás podar otras plantas resistentes, como los rosales y otros arbustos. Así, con la llegada de la primavera, tomarán más fuerza los brotes primero y las flores más tarde.

Cómo preparar el jardín para la primavera
También es importante retirar las malas hierbas, ya que pueden perjudicar el crecimiento de las flores que interesan para lucir el jardín

Herbáceas y bulbosas

Antes de que llegue la primavera deberás colocar en su ubicación definitiva las herbáceas perennes y las anuales cultivadas durante los meses de otoño e invierno. Además, durante los primeros días de primavera podrás hacer la primera plantación de bulbosas que florecen en los meses de verano y otoño, como los gladiolos o las dalias. Eso sí, esta tarea es recomendable para aquellas regiones en las que las temperaturas alcancen aproximadamente los 16º C y no se produzcan importantes disminuciones.

Riego

Por último, antes de que llegue la primavera deberás revisar el drenaje que tienen las macetas, las jardineras y el propio jardín, ya que llega una época en la que el riego será más abundante.