Cómo proteger el jardín de animales
Aunque tu jardín sea completamente perfecto y tú seas el jardinero ideal, siempre pueden aparecer problemas inesperados que cuestan de prever. Algunos de los más típicos pueden ser provocados por la presencia de animales, y no nos referimos a las plagas de insectos, tan difíciles de erradicar, sino a las especies de mayor tamaño, que pueden llegar a destruir tu cosecha o tu preciado jardín.

Esto es algo que sobretodo deberás tener en cuenta si cuentas con mascotas. Y es que es muy complicado que éstas no quieran acercarse a la tierra y removerla, mordisquear las plantas, tirar las macetas… Y si no dispones de animales domésticos pero tienes la suerte, o la desgracia, de que algunos animales silvestres visitan tu jardín con frecuencia, también es posible que algún día te encuentre con alguna sorpresa inesperado, como la destrucción de ciertas plantas o de buena parte de la cosecha. ¿Quieres saber cómo evitarlo?

Mascotas

Con un poco de tiempo y paciencia puedes conseguir que tu mascota conviva con tu jardín. Por ejemplo, puedes construir un sendero de piedra que separe la zona de hierba para que aprenda por donde tiene que pasar. También es buena idea que plantes una zona con su hierba preferida que sea su espacio. En cuanto a los gatos, te recomendamos que mantengas la tierra húmeda para mantenerlos separados de ella.

Si esto no funciona, puedes cercar las zonas más delicadas con vallas o setos y procurar no dejar ningún agujero por la parte inferior, porque se cuelan con mucha facilidad.

Cómo proteger el jardín de animales

Ahuyentadores químicos

Por otro lado, en el mercado encontrarás ahuyentadores químicos con sulfato de amónico de aluminio que mantienen a algunos animales (gatos, aves, conejos…) alejados de tus plantas, aunque no siempre dan buenos resultados. Además, existen algunas plantas que no son del agrado de ciertos animales y actúan como repelentes.

Cercar el jardín

Sin duda, el método más eficaz para evitar que los animales grandes destrocen tu jardín es cercarlo con mallas metálicas o de plástico. También puedes proteger con redes los árboles, arbustos y las plantaciones más vulnerables.