Cómo proteger las plantas y el huerto del clima adverso
El clima es muy importante para los diferentes cultivos o plantaciones que tengas en tu jardín, siendo especialmente peligroso para plantas y huerto si es adverso. Para poder proteger los diversos cultivos y plantaciones de un clima desfavorable hay que tener en cuenta diversos aspectos, pudiendo utilizar principalmente protectores de plástico o de cristal.

El plástico se puede utilizar tanto para túneles como para mallas, campanas o invernaderos, siendo además muy bueno si es transparente ya que deja pasar los rayos del sol, con lo que crea un efecto invernadero perfecto para cualquier planta o cultivo. No se recomienda negro ya que acumularía mucho calor y las plantas estarían a la sombra durante todo el tiempo que estuvieran tapadas.

Invernadero de plástico

Un invernadero es una de las mejores opciones para proteger cualquier planta o cultivo de un clima adverso, ya que asegura el crecimiento de las semillas y el desarrollo de cualquier planta, por muy débil que sea. Es también muy bueno para proteger las plantas de las temperaturas frías. El invernadero de plástico puede estar adosado a la casa o bien ser independiente, y si quieres uno que sea mucho más durarero debes hacerlo de cristal, que además permite un mayor paso de luz. Los de plástico son mucho más baratos, especialmente si son de PVC o polietileno.

Túneles de plástico

Cómo proteger las plantas y el huerto del clima adverso
Los túneles también son una buena opción, aunque más temporal que definitiva. Utiliza una lámina de plástico sobre unos alambres en forma de arcos que estén a unos 60 centímetros de los cultivos o plantas. Esta protección permite que se pueda adelantar la maduración de los cultivos.

Campanas protectoras

Estas campanas son individuales y pueden ser tanto de plástico como de cristal, y se utilizan especialmente para proteger los cultivos. Aunque suelen ser un elemento totalmente cerrado, los modelos más modernos tienen pequeñas aberturas para que pueda entrar un poquito de aire. Una gran ventaja de estas campanas es que aumentan la humedad de los vegetales, ideal para los que la necesitan alta pero no se pueden pulverizar.