Cómo regar las plantas de exterior en verano
Ya tenemos aquí las altas temperaturas y el verano a la vuelta de la esquina. Esta es una época que a la mayoría nos gusta, ya que podemos ir a la playa o a la piscina, pasar mucho tiempo fuera de casa y disfrutar de los nuestros en el jardín. Sin embargo, durante estos meses hay que mantener un cuidado especial de nuestras plantas porque, al igual que nosotros, ellas también sufren los efectos del calor: hojas amarillas, ramas secas, flores quemadas…

Para cuidar a nuestras plantas lo mejor posible durante esta época del año es muy importante su riego. Una de las cosas que debemos hacer es empapar la tierra pero evitando los encharcamientos en el jardín. Los macizos de flores se deben regar a diario y en los huertos deberás evitar que el agua entre en contacto con el follaje y los frutos.

El mejor momento para regar las plantas es al atardecer o al amanecer, que es cuando menos calor hace y menos se malgastan los recursos. En cuanto a la frecuencia, dependerá mucho de la planta y de la tierra. Lo importante es que ésta última nunca se seque del todo. En el caso de los jardines, lo ideal es que riegues dos veces por semana abundantemente.

En verano también se nos presenta otro problema: las vacaciones. Por suerte, muchos de nosotros podremos escaparnos de casa durante unos días. Sin embargo, nuestras plantas quedarán desatendidas a no ser que algún familiar o un amigo se encargue de ellas. Si nos vamos poco tiempo aguantarán y si no, existen algunos métodos para hacer que las plantas sobrevivan, como los programadores de riego o remedios más caseros como las botellas de agua para autorriego.