Cómo regar los setos
Uno de los aspectos fundamentales en el cuidado y mantenimiento de cualquier árbol, cultivo o planta es el riego, muy importante para que pueda desarrollarse correctamente y que si no se aplica de la forma que le corresponde podrían morirse las plantas o echarse a perder las cosechas.

Hoy me gustaría hablarte del riego de los setos, pequeños arbustos que pueden darle muchísima vida a tu hogar y que necesitan una cantidad de agua determinada para poder sobrevivir pero que debes controlar ya que si te pasas o te quedas corta podrían estropearse. Toma nota de estos consejos para saber cómo hacerlo:

– La cantidad de agua dependerá de la especie que hayas plantado ya que no todas tienen las mismas necesidades. Infórmate bien de lo que requiere la que hayas elegido y ten en cuenta otras condiciones como el sol, la humedad, la zona en la que vives o la época del año para saber cuándo debes regar.

– Si plantas una especie que necesita estar siempre húmeda para poder desarrollarse, vigila todos los días que el suelo no se quede seco pero cuando riegues evita que se encharque para que no se pudran las raíces.

– El riego excesivo puede provocar problemas como que se pudran las raíces, que arrastre los nutrientes o que salgan malas hierbas, además de que estarás gastando demasiada cantidad de agua cuando en realidad no la necesitas.

– Durante los primeros años es bueno que se rieguen y se abonen bastante para que puedan crecer más rápido, así que cuando alcancen un tamaño razonable ya no hará falta que lo riegues tanto aunque no dejes de hacerlo ya que se secaría.