Cómo sacar las plantas de las macetas
Es muy probable que en alguna ocasión te encuentres con la necesidad de retirar las plantas de las macetas que ocupan para trasplantarlas a un recipiente mayor, a uno menor o para quitar una humedad excesiva. Aunque pueda parecer una tarea simple, retirar la planta del tiesto donde se encuentra exige atención y cuidado.

Es muy importante que tengas en cuenta que las plantas no pueden estar en cualquier maceta: una demasiado grande puede hacer que luzca menos y una más pequeña perjudica a la salud del ejemplar, ya que limita el desarrollo y sus raíces. Aunque en el primer caso puedes optar por colocar varias plantas en una maceta, no te quedará más remedio que trasplantar tu planta a una maceta mayor si te encuentras en la segunda situación. ¿Quieres saber cómo hacerlo? A continuación te lo explicamos.

Cepellón en las mejores condiciones

Como te hemos comentado anteriormente, sacar una planta de la maceta donde se encuentra no debe hacerse a la ligera. Es importante que al retirar el ejemplar el cepellón, que es el conjunto de tierra que rodea las raíces, se mantenga en las mejores condiciones posibles. Para ello tendrás que levantar el tiesto, sujetar el tallo de la planta con los dedos de manera suave pero firme y después volcar el recipiente.

Cómo sacar las plantas de las macetas

Si el cepellón no sale

Si te cuesta conseguir que el cepellón salga, puede que se deba a que está demasiado húmedo o demasiado seco. En este caso, lo que puedes hacer es golpear varias partes del recipiente de forma ligera contra alguna superficie resistente, preferiblemente de madera. Es posible que el cepellón se afloje y salga fácilmente.

Cómo sacar las plantas de las macetas
Si aún así se resiste, tendrás que introducir un cuchillo entre el recipiente y las paredes interiores de la maceta para despegar ambas partes. Además, puedes cortar o romper la maceta si no deseas conservarla.