Cómo sembrar en semilleros
Utilizar semilleros a la hora de sembrar determinadas semillas es una opción útil, ordenada y, sobretodo, muy cómoda. Además, muchas plantas requieren que se utilice este tipo de siembra, que además puede hacerse durante todo el año, así que puedes respetar los tiempos de evolución de las especies que son anuales. Te doy unos consejos para sembrar en semilleros:

– Planifica bien la cantidad de siembra, de manera que no te quede desproporcionado por la cantidad de semillas, los contenedores y los espacios de que dispones para colocarlas.

- Después de organizarlo, coloca sustrato enriquecido en los espacios que hayas elegido. Lo ideal es una mezcla de turba y arena. Haz el hueco en el que colocarás la semilla.

– Coloca la semilla y cúbrela con una fina capa de sustrato. Riégalo suavemente con un pulverizador, pero que sea de manera muy suave ya que las semillas no deben quedar en un suelo demasiado húmedo.

– Si tienes la posibilidad, cubre con un plástico transparente la siembra para crear un ambiente de invernadero que permita que entre la luz pero que mantenga la temperatura y la humedad elevadas.

– Riégalo con frecuencia pero siempre de manera suave para no correr el riesgo de inundar el sustrato y estropear todas las semillas.

– Podrás realizar el primer trasplante cuando las plantas tengan como mínimo dos hojas, pero hazlo con mucho cuidado. Si los recipientes individuales del semillero no son muy pequeños, procura dejar las plantas un poquito más para asegurarte de que no sufren problemas en la raíz y así los plantines estarán más vigorosos.

Siguiendo todos estos pasos, no sólo conseguirás sembrar de forma ordenada sino que el aspecto de la siembra será mucho más bonito y aprenderás a conocer con exactitud la distancia entre semillas cuando quieras plantar sin semilleros.