Cómo tener un jardín seguro
Si tienes un jardín grande o bien algo más pequeño pero tu casa está un poco aislada, hay que procurar tener muchos elementos que aporten la seguridad y tranquilidad necesarias para sentirte mucho mejor en tu hogar y evitar la entrada de intrusos. Los árboles y plantas son un buen remedio para eso, y con la combinación adecuada podrás convertir tu jardín en un lugar seguro sin mucho esfuerzo.

Hay que buscar elementos que puedan cubrir las zonas con un probable acceso sencillo desde el exterior para aquellos que no son bienvenidos en tu hogar, como por ejemplo ventanas, entradas o escaleras. Sigue leyendo y descubrirás unas cuantas maneras de convertir tu jardín en un lugar seguro:

Cubrir entradas

Cómo tener un jardín seguro
Los rosales o arbustos espinosos son estupendos para ahuyentar visitantes no deseados, ya que pueden dañarse al intentar treparlos. Ponlos en los lugares de más fácil acceso, como escaleras, entradas o cerca de ventanas bajas, las cuales además no te puedes olvidar de tener siempre cerradas. Con arbustos trepadores puedes crear un muro infranqueable muy resistente, especialmente con especies como el espino de fuego el espino albar, los cuales además le darán colorido al espacio.

Sin escondites

Además, tienes que procurar que con toda la vegetación que hay en tu jardín no se pueda formar ningún escondite en el que se puedan esconder intrusos que accedan más tarde a tu hogar. Si se forma alguno y no lo quieres quitar, puedes utilizar la luz como un buen elemento disuasorio, instalando en esa zona focos sensibles al movimiento o una luz fija que te permita ver en todo momento si alguien está merodeando.

Elementos con ruido

Por último, si tienes algún camino en tu jardín, ponle grava o piedras pequeñas, ya que así si alguien lo pisa oirás el ruido de los pasos y podrás actuar en consecuencia. Esto es muy útil especialmente en las zonas en las que hay algún acceso a la casa, como puertas o ventanas bajas.