Cómo trasplantar un cactus
Los cactus se recomienda que estén en tiestos de pequeñas dimensiones aunque en muchas ocasiones el tiesto en el que lo compramos es demasiado pequeño y conviene cambiarlo ya que a partir de los dos años puede impedir su desarrollo, siendo esa una fase muy importante ya que es cuando sus raíces y la parte aérea ya habrán sobrepasado el recipiente original, así que es el momento ideal para trasplantarlo. Toma nota de los consejos para trasplantar un cactus:

– Lo primero es elegir un tiesto de mayores dimensiones, aunque procura que no sea demasiado grande ya que quedaría bastante feo.

– Para evitar pincharte durante el trasplante es recomendable utilizar un papel que sea grueso y doblarlo para poder sacar el cactus con su cepellón intacto. Sujeta con el papel la parte alta pero sin apretar demasiado para no estropearlo, cuando lo tengas bien sujeto golpea suavemente el tiesto contra una superficie dura para que el cactus salga con facilidad.

– Utiliza para su nueva ubicación una maceta que sea un poquito más grande y cubre el agujero del drenaje con una bolsita usada de manzanilla, es un truquito que evita que el agua se estanque.

– Llena hasta la mitad de sustrato en nuevo tiesto y coloca el cactus, nuevamente con la ayuda del papel grueso, y termina de rellenar la maceta con el sustrato que sea necesario. Golpea entonces el fondo del tiesto contra una superficie dura para conseguir que se asiente bien.

– Cuando termines de trasplantarlo espera un par de días antes de regarlo por primera vez.

– No es necesario que lo abones de nuevo ya que el sustrato tendrá los nutrientes necesarios para que su desarrollo sea correcto.

– Imprescindible controlar su riego sin dejarlo abandonado y si ves que nuevamente el tiesto se queda pequeño puedes trasplantarlo tantas veces como sean necesarias.