Cómo trasplantar una palmera
A pesar de su gran tamaño, es posible tener palmeras en casa. La clave está en saber algunos datos sobre el ejemplar en cuestión (la altura que alcanzará, el número aproximado de ramas, los años que vivirá, sus necesidades…) y aplicarle los cuidados necesarios.

Si vas a plantar la palmera en una maceta, además de todos los factores que te acabamos de comentar, deberás saber el momento ideal para cambiar al ejemplar de recipiente. Hoy en Jardín Plantas te damos las claves para que aprendas a trasplantar la palmera, un proceso que a pesar de no ser muy complicado, requiere de ciertos cuidados. ¿Estás preparado? ¡Pues allá vamos!

Altura, tamaño y peso

Cuando llegue el momento de cambiar la palmera de maceta, ya sea porque ha crecido o por otro motivo, es importante saber la altura, el tamaño y el peso que ha alcanzado el ejemplar. Y es que aunque las palmeras pequeñas no dan muchos inconvenientes, las especies más grandes requieren una atención mayor para tener un crecimiento correcto.

Cómo trasplantar una palmera

Un hoyo lo suficientemente profundo

A la hora de trasplantar la palmera tendrás que eliminar la menor cantidad de palma verde y cavar un hoyo con la suficiente profundidad para colocar las raíces. Es aconsejable, además, que el hueco esté abierto en los laterales de manera generosa.

Riego y raíces

Por otro lado, es importante regar de manera abundante antes, durante y después del trasplante, siembre de acuerdo a las condiciones del terrero y a factores climatológicos como la temperatura o la humedad. Por último, deberás cortar partes de la raíz si no queda otro remedio. Eso sí, estos cortes deberán ser limpio, ya que si no, las raíces dejarán de crecer o no surgirán nuevas, lo que podría provocar la muerte de la planta.