Cómo utilizar el café en el jardín
Existen muchas maneras de utilizar productos naturales en el jardín, y hoy queremos contarte una muy especial, que les vendrá de perlas a todos aquellos amantes del café. Se trata de utilizar las sobras de café molido, ya que es rico en nutrientes y ofrece beneficios de crecimiento para varias especies de plantas ornamentales, como las azaleas y los rododendros, ayudándolas a incrementar la floración y promover el crecimiento sano en ellas.

Si quieres sacarle el máximo partido al café, comienza a guardar el café molido de cada mañana. Después deberás agregar las sobras al compost del jardín trasero. El café molido tiene el mismo porcentaje de nitrógeno que el pasto cortado y a las lombrices les encanta. El suelo mejorará gracias a la acidez, evitando algunas plagas o promoviendo el crecimiento. Además, la acidez se irá neutralizando a medida que el café se descompone, por lo que no tienes que preocuparte si estás cultivando plantas sensibles al ácido. Así, lo que en un principio iba a acabar en la basura te servirá para favorecer a tus plantas. ¿Lo sabías?

Cómo utilizar el café en el jardín
Por otro lado, la textura del café molido es una buena adición a cualquier tipo de suelo de jardinería, ya que es ligero y granulado, creando así un buen drenaje. Te aconsejamos que espolvorees el café molido cerca de las plantas que son susceptibles a babosas o infestaciones de caracoles.

También es buena idea que lances cantidades de café molido alrededor de las plantas antes de la primera helada y, así, cuando el suelo se vuelva a calentar y sea regado, la acidez se observará dándole a las plantas un crecimiento nutritivo que prevendrá el moho y promoverá el crecimiento