Comprar bonsáis
Comprar un bonsái es una elección que requiere una reflexión previa, pues estos pequeños árboles pueden durar cientos de años y sería un error comprarlos como un simple capricho.

Sin embargo, decidirse siginifica adentrarse en el magnífico mundo del cultivo de esta ‘planta’. Para que empieces con buen pie, te damos algunos consejos para que puedas hacer una buena elección cuando vayas a comprarlo.

En primer lugar, te recomendamos no comprarlo en una gran superficie, donde los empleados tendrán muy poca idea de estos ejemplares y no podrán ayudarte. Lo mejor es que lo adquieras en un lugar especializado donde un profesional pueda asesorarte, pues además se convertirá en un lugar de confianza donde más adelante podrás resolver tus dudas.

Aun así, cuando vayas a hacerte con una deberás fijarte en ciertas características; la primera son las raíces, que deben ser visibles y mostrar una sujeción estable con el árbol, cuyo tronco debe ser siempre más ancho en la base e ir estrechándose conforme llega al ápice. Asegúrate de que no haya en él cortes o heridas.

En la copa del árbol, las ramas deben tener un grosor inferior al diámetro del tronco. Además, es conveniente que puedas avistar al menos tres ramas principales a la izquierda, a la derecha y detrás a distintos niveles.

La planta debe estar desarrollada por igual en todas partes y sin tener así zonas más pobladas que otras, mostrando un aspecto sano y fresco sin manchas ni hojas marchitas.

Puede que de entrada no encuentres el bonsái perfecto, pero como mínimo debes garantizar su buen estado de salud desde el principio. Más adelante tú mismo podrás ir modificando su forma con la poda, el pinzado, el alambrado e incluso el trasplante, por lo que la estética no es siempre lo más importante.