Cómo conseguir que una orquídea florezca
La orquídea es una planta bastante popular que pertenece a la familia de las Orchidaceae y que es bastante utilizada a la hora de decorar el interior de los hogares españoles. Se trata de una planta que requiere muchos cuidados y que en ocasiones no florece como realmente quisieramos.

En el caso de que tengas ciertos problemas con la floración de tu orquídea, no pierdas detalle y toma buena nota de los siguientes consejos para conseguirlo y disfrutar de esta maravillosa y colorida planta.

Aspectos generales

Las orquídeas más comunes son las del género Phalaenopsis que son originarias de las zonas tropicales y crecen en las ramas de los árboles. Es de esta manera como consiguen crecer y desarrollarse por lo que no necesitan la presencia de la tierra para ello. Lo normal es que las orquídeas tengan de 2 a 6 hojas verdes en las que suele almacenar los diferentes nutrientes que necesita. Es por ello que las hojas son esenciales en este tipo de plantas a la hora de vivir y de conseguir una espléndida floración.

Por qué no florecen las orquídeas

Son varios los motivos por los que una orquídea puede no llegar a florecer durante los meses de la primavera. Uno de ellos se puede deber a la falta de luz que recibe la planta a lo largo del día. Durante los meses de primavera es importante que las orquídeas reciban una buena cantidad de luz ya que están en plena época de floración. Recuerda que la luz no debe darle directamente ya que el sol podría quemar las hojas de las orquídeas.

La floración se puede demorar o no producirse debido a una temperatura inadecuada. De esta forma durante el día, las orquídeas deben estar en una zona con una temperatura que oscile entre 20 y 25 grados. Una vez llegue la noche, la temperatura ideal debe ser de entre 10 y 12 grados. la falta de nutrientes puede ser otro de los motivos por lo que la orquídea no llegue a florecer. Durante el proceso de floración, la planta debe recibir la mayor cantidad de nutrientes posibles con el fin de que pueda desarrollarse sin problemas. Las vitaminas harán que las orquídeas florezcan sin problemas y puedas disfrutar de unas maravillosas flores durante un tiempo.

Cómo conseguir que una orquídea florezca
Las enfermedades son otras de las causas principales por las que las orquídeas pueden llegar a tener serios problemas para florecer. Si las plantas tienen manchas en las hojas es probable que tengan bacterias y que por tanto no puedan llegar a florecer. En tal caso lo mejor es cortar las hojas enfermas para evitar que las bacterias puedan llegar a extenderse por la misma. En el caso de un exceso de riego, las orquídeas pueden verse atacadas por los hongos. En tal caso es importante aplicar un producto específico en las orquídeas y terminar con tal problema lo más pronto posible. Los virus son otro de los problemas más visibles de las orquídeas. Al igual que pasa con los hongos, es esencial el aplicar algún tipo de producto que pueda erradicar dicha enfermedad y evitar que la planta empeore peligrosamente.

Estas son algunas de las causas más comunes por las que las orquídeas pueden tener problemas a la hora de su floración. En el caso de que no consigas que tu orquídeas florezca como debe, es importante que sigas esta serie de consejos con los que poder disfrutar de unas maravillosas flores durante los meses venideros de primavera y verano. No hay nada más bonito que ver como las orquídeas de tu casa florecen y dan un color especial a tu jardín o a tu terraza.