Consejos básicos para cuidar tus plantas en las heladas de este invierno
Normalmente no recordamos que existen heladas en el invierno hasta que en el tiempo empiezan a comentarlo, nos acostumbramos rápido a las buenas temperaturas que se nos olvidan que también existen duros inviernos (tanto para nosotros como para cualquier ser vivo). Cuando llegan las heladas también debemos pensar en nuestras plantas, que son seres vivos y al ser nuestras, tenemos la obligación de cuidarlas.

Aunque todas las heladas no son iguales y pueden ser algunas más ligeras y otras más agresivas, la realidad es que debes estar preparado para cuando llegue el momento poder tener a tus plantas bien prevenidas y así, que no haya peligro de que se mueran a causa del frío. A continuación te presento algunos consejos básicos para que cuides a tus plantas de las heladas del invierno.

Cubre tus plantas

No hay nada que puedas hacer para detener las heladas si el tiempo decide azotar tu localidad con ellas. Tampoco puedes detener la congelación por frío, pero sí puedes proteger tus plantas para que el daño que sufran sea mínimo. En cuanto escuches en el tiempo que tu localidad puede sufrir un fuerte golpe de frío con heladas, tendrás que sacar inmediatamente todas las cubiertas que tengas (o comprarlas en tu tienda de jardinería). Si no tienes presupuesto puedes tomar algunas sabanas e incluso mantas que tengas a mano para cubrir las plantas grandes y que el aire no llegue a las plantas. Así podrás protegerlas de que se dañen por culpa del aire congelado.

Después, asegúrate de retirar las cubiertas a tiempo una vez que las temperaturas se hayan estabilizado (seguramente al día siguiente o a los dos días). Pero no las guardes, tenlas a mano porque es muy probable que a lo largo del invierno las tengas que utilizar de nuevo.

Consejos básicos para cuidar tus plantas en las heladas de este invierno

Riega tus plantas

Puede sonar contradictorio pero el agua del riego para tus plantas puede ser un estupendo aislante. El suelo mojado puede contener 4 veces más calor que el suelo seco. El agua pulveriza directamente sobre las plantas y crea una capa de hielo que ayuda a aislar la planta y sus raíces.

Pero es necesario que recuerdes que debes mantener todas tus plantas bien regadas (también árboles y arbustos) hasta que el suelo se haya congelado. Las raíces estarán activas y necesitarán agua para sobrevivir. Una vez que la planta haya pasado un invierno duro, tendrás que añadir abono de invierno.