Consejos para cuidar un rosal
El rosal es una de las plantas más populares y más queridas en los hogares españoles gracias a su maravilloso colorido y a la vida que aporta al conjunto de la casa. No hay nada mejor que tener un gran rosal en el jardín y disfrutar de su gran fragancia y de su diversidad de colores.

Si te decides por cultivar un rosal, no pierdas detalle y toma buena nota de los cuidados que debes prestarle para disfrutar de esta espléndida planta ya sea en tu terraza o en tu jardín.

Luz del sol

Si al final te decides por tener una planta como es el caso de un rosal, es importante que sepas que se trata de un tipo de planta que necesita bastante horas de luz solar al día. Es aconsejable que reciban unas 8 horas de luz al día para que se desarrolle sin problema alguno.

Suelo

El suelo en el que se encuentre el rosal debe tener un buen drenaje para evitar en todo momento la acumulación de agua y el posible encharcamiento de la misma. Demasiada humedad en el sustrato puede provocar graves problemas en el rosal y hacer que la planta termine muriendo. Recuerda que el sustrato debe de ser rico en nutrientes para que el rosal pueda crecer sin problemas en el día a día.

Eliminar rosas marchitas

Es aconsejable el observar casi a diario el rosal para ver si las flores están en perfecto estado o hay algunas que están marchitas o en mal estado. En tal caso lo más aconsejable es el eliminarlas con el fin de que puedan florecer nuevas rosas en la planta.

Consejos para cuidar un rosal

Podar los rosales

Uno de los cuidados más importantes que necesita un rosal suele ser la poda. Gracias a la misma, el rosal puede crecer y florecer de la mejor manera posible. La poda debes hacerse durante los meses de invierno para que pueda florecer sin problemas durante la estación primaveral. Para hacer una poda perfecta, deberás tener unas tijeras bien afiladas y hacerla de una forma sesgada hacia adentro. En el caso de que no sepas hacerla o no te atrevas puedes pedir ayudar a un profesional que te ayude y evitar que puedas dañar al rosal.

Plagas

Otro de los aspectos que deberás tener en cuenta en todo momento son las posibles plagas que pueda sufrir el rosal. Dentro de las plagas, las más comunes y que pueden hacer bastante daño al rosal son las de los pulgones y los escarabajos. En caso de que el rosal se vea afectado por algunas de estas plagas, es importante que acudas a una tienda especializada para comprar algún producto que te permita terminar con dichos insectos. Además de ello, el rosal puede verse dañado por otro tipo de plagas como es el caso de caracoles, orugas o babosas. Es por ello que es importante que observes habitualmente al rosal para evitar que pueda sufrir algún que otro daño.

Estos son los consejos que debes tener en cuenta en todo momento para conseguir prolongar lo más posible la vida útil de tu rosal. Se trata de una planta que requiere muchos cuidados para que pueda desarrollarse sin problema alguno. Si estás pensando en poner alguna planta en tu casa que te ayude a darle colorido y vida, no dudes en optar por un rosal ya que se trata de una planta cuyo florecimiento es bastante espectacular y que te permitirá disfrutar de un maravilloso jardín en tu casa. Espero que hayas tomado buena nota de todos estos cuidados que necesita el rosal y no tengas problemas de disfrutar del mismo.