Consejos para el cultivo de hierbas de té
Quizá la forma más fácil de poder disfrutar de una buena infusión o té es teniendo las hierbas en tu propio jardín. Cuando te quieres hacer una infusión, un té o una tisana se puede hacer de hojas, flores, semillas e incluso con las raíces de las hierbas, ya que se pican o se secan y se almacenan durante la temporada baja para después poder hacer el uso.

Cuando quieres hacerte un té de hierbas es fácil, tan sólo tienes que verte agua hirviendo sobre la hierba triturada y dejar que repose para que pueda soltar toda su esencia. El cultivo de hierbas para el té es de lo más fácil que puedes hacer en tu jardín. Es que ni siquiera necesitas un jardín para conseguirlo, con un poco de espacio en una gran maceta sería más que suficiente.

Puedes hacer que las hierbas de té crezcan en cualquier jardín o maceta grande. Por ejemplo, el hinojo se cultiva en el huerto o en una maceta. Aunque si prefieres crear un espacio en tu jardín dedicado exclusivamente a las hierbas de té, asegúrate de dejar un espacio para una pequeña mesa y unas sillas alrededor, porque te gustará ponerte cerca para disfrutar de tus infusiones viendo cómo crecen las hierbas.

Consejos útiles para el crecimiento de las hierbas para el té

Es buena idea que plantes las hierbas por la mañana temprano pero cuando el rocío ya se haya secado, así las hierbas se agarrarán mejor a la tierra. La mayoría de las hierbas frescas tienen flores comestibles que darán un gran sabor al té y que te encantará verlas flotar en tu agua.

Consejos para el cultivo de hierbas de té
Intenta no romper ni aplastar las hierbas hasta que no estén listas para usarlas, así no perderán los aceites esenciales. Lo mejor es que coseches las hierbas a final de temporada, así podrás secar las hierbas y almacenarlas para usarlas como condimentos.

¿Cuáles son las mejores hierbas para cultivar en casa?

Las mejores hierbas que puedes tener en casa para cultivarlas serán aquellas que más uso le des en tu vida diaria. Pero a modo de orientación puedes escoger algunas de las siguientes (pero tendrás que guiarte por tus gustos personales para hacer la mejor selección: albahaca, manzanilla, hinojo, bálsamo de limón menta, escaramujos, romero, salvia o lavanda.

Estos son sólo algunos ejemplos, pero si quieres saber más variedades sólo tendrás que acudir a tu vivero más cercano y preguntar qué hierbas serían mejor para cultivar y disfrutar en casa.