Consejos de jardinería de interior
Cuando hablamos sobre la jardinería, muchos de nosotros damos por hecho que se trata de algo del exterior del hogar, es decir que se necesita un jardín para poder realizar tareas de jardinería. Esto no es así realmente porque también se puede realizar jardinería de interior, este campo es mucho más amplio y no sólo se limita al exterior; balcones y terrazas también son áreas del interior de tu hogar perfectas para cultivar plantas.

Son muchas las plantas de interior que pueden ayudarte a crear un ambiente mucho más acogedor y cálido, además de otorgar mucha más personalidad y estilo a cualquiera de tus estancias. La jardinería de interior puede ser una tarea difícil para principiantes, pero con los consejos que te daré a continuación seguro que lo verás mucho más fácil y verás como tus plantas florecerán y crecerán sanas dentro de tu hogar.

La luz solar es necesaria

La luz solar es imprescindible para muchas plantas de interior ya que suelen tener necesidades de grandes cantidades de luz solar. Pero deberás informarte de cuánta es la cantidad de sol que necesitan las plantas de tu hogar, ya que hay algunas que pueden vivir, crecer y florecer perfectamente a la sombra, que serían las llamadas “plantas de sombra”.

Pero si tus plantas necesitas sol, puedes conseguirlo poniéndolas cerca de las ventanas para que puedan recibir la luz del sol de forma directa.

Las macetas importan

Las plantas de interior necesitarán macetas adecuadas a su tamaño ya que no estarás plantándolas directamente en la tierra, por eso deberán estar llenas de tierra y componentes que les ayude madurar y crecer. Las macetas de plástico con bandejas pueden ser una gran elección, ya que limitará el crecimiento de hongos y tendrás la zona mucho más limpia y sana.

Consejos de jardinería de interior

Añade fertilizante

La tierra de la planta en la maceta deberá tener una combinación con fertilizantes para que la planta pueda crecer y que florezca más rápido. Además también es beneficioso añadir fertilizantes para tus plantas de interior por lo menos cada seis meses, sobre todo si notas que tus plantas empiezan a tener signos de estar mal alimentadas como por ejemplo con unas hojas marchitas o un color extraño.

Agua en abundancia

El agua es una parte fundamental de las plantas de interior ya que estas plantas acostumbran a tener grandes cantidades de agua para poder crecer ya que a ellas no les alcanza la lluvia al estar dentro de casa. Necesitarás saber cuánta es la cantidad de agua que necesitarán tus plantas en particular para poder sobrevivir y ceñirte a eso.

Debes evitar a toda costa darles demasiada agua o puedes caer en el riesgo de matarlas. Un truco es que la tierra esté siempre húmeda, pero nunca muy mojada o seca.